Genius Design

Genius Design (traducido al español, diseño de un genio) es una corriente de pensamiento acerca de como dar una imagen atractiva y útil para el usuario y su usabilidad o facilidad de uso para conseguir el resultado esperado, una genial UX (experiencia de usuario) todo basado en la experiencia, intuición, imaginación y habilidad creativa de una o varias personas, las cuales se les supone especialmente capacitados para ello, de ahí el concepto “Genius Design“.

Genius Design

¿Qué necesita una persona para poder usar sus facultades de Genius Design?

No todas las personas tienen las mismas capacidades de empatía con los usuarios de aquello que está desarrollando o el mismo grado de habilidad para resolver problemas informáticos de un modo que al usuario, que es el principal objetivo de un programador/diseñador, le resulte cómodo y ameno utilizar la aplicación, que es principalmente lo que busca cuando las utiliza.

Requiere tiempo, formación, paciencia y, sobre todo, grandes dosis de esfuerzo para sacar el lado creativo que tenemos oculto, todo para conseguir el sencillo hecho de obtener la solución más cómoda para el usuario, pero esto no es imposible, y para personas que trabajan en diseño de software, estas capacidades ocultas pueden ser armas potenciales que no sólo les ayudarán a mejorar la calidad de su trabajo, sino que también redundarán en la venta de su software y en el prestigio dentro del mundo de la informática, como buenos diseñadores de software.

Sin embargo, todas estas cualidades (intuición,formación, creatividad, etc.) no son tesoros fuera del alcance de personas comunes, como podría pensarse, sino cualidades que se van desarrollando cuando adoptamos cierto tipo de actitudes y las vamos prolongando en el tiempo. Aquellas personas que nacen con dichas actitudes, sobresalen rápidamente dentro de su entorno laboral como personas competentes, y aquellas que no las adoptan, van a remolque de las ideas que aportan estos primeros. Si eres de las primeras, enhorabuena, sólo necesitas paciencia y una voluntad de hierro para cumplir los propósitos que tu propia iniciativa te plantee. Si por el contrario, no cumples alguna de estas características y consideras que debes adquirir nuevas aptitudes para conseguir tener una habilidad de Genius Design suficientemente buena para navegar mejor por el oceáno del mundo laboral, entonces has dado con el post correcto. A continuación expresaré cómo adquirir y/o potenciar dichas capacidades, y para terminar, aplicaremos este análisis de lo que es un buen gestor de Genius Design en uno de los casos más paradigmáticos y conocidos, el de Steve Jobs y los productos de la compañía Apple.

¿Cómo ejercitar todas las virtudes necesarias para ser un genio del diseño?

Pensar es la clave de todo proceso de innovación, y por supuesto, si queremos desarrollar software de fácil uso y de excelente calidad, para ello nos hemos de cuestionar todo lo que hemos aprendido hasta ahora y decidir qué procedimientos son adecuados para el objetivo que perseguimos y cuales pueden ser mejorados con medidas concretas y viables para nuestros proyectos.

Es decir, tenemos que afrontar que los protagonistas del diseño de nuestro software somos nosotros, y no nuestros profesores de Informática, que sabían lo más novedoso de su tiempo pero tal como avanzan las tecnologías de la información y la comunicación nosotros mismos estamos en riesgo de quedarnos anticuados. Para seguir “al día”, no podemos abandonar nuestra formación, al menos en los aspectos en los que nosotros mismos trabajemos, ya que si lo hacemos, nos quedaremos obsoletos y no podremos ser diseñadore, o cada cual en su campo, adaptados a las condiciones de nuestro presente más inmediato. El mundo se construye de ideas, y cuando una idea nueva cobra vida, no estará pendiente de avisarnos, sino que somos nosotros los que debemos ir a por ella y subirnos al carro para ser pioneros en nuestro campo, lo cual se traducirá en beneficios ;).

La paciencia es una virtud cuando estamos definiendo los requisitos de nuestra aplicación. No obstante, antes de hacer nuestro código para la página, debemos tener bien claro qué es lo que queremos conseguir, porque el resultado de muchas horas de trabajo sirve de bien poco si nuestro usuario final abandona nuestro sitio o aplicación porque ha encontrado otro que le ofrece una mejor experiencia de usuario.

Por tanto, antes de apresurarse en escribir códigos, debemos reflexionar todos los elementos de nuestro resultado final (aunque estén representados como esbozos en un folio) sean fáciles, comprensibles e intuitivos de usar para nuestro usuario objetivo. Y para ello, debemos partir de la base de que dicho usuario no conoce las particularidades de nuestro sitio, sino que interacciona con él en función de los espacios, palabras e imágenes que ve a través de la pantalla. Por ello, debemos anticipar cual será la reacción de nuestro usuario al presionar cada unas de las opciones y si aquello que se le ofrece es lo que está buscando, todo ello obtenido de un modo intuitivo y tratando de dar la mejor experiencia de usuario desde nuestra perspectiva interna.

Para ello hemos de ponernos en la piel del usuario y decidir qué clase de interfaz elegir y qué opciones deben destacar sobre otras, de tal manera que el usuario obtenga lo que desee de nuestro producto en unos pocos minutos y salga satisfecho de la experiencia. Esto se llama empatía y debe hacerse antes de escribir cualquier línea de código para realizar el programa, ya que es posible que tras el análisis de usabilidad de nuestra aplicación tengamos que cambiar radicalmente la orientación y las opciones que vamos a materializar en el programa, por lo que el trabajo previo puede ser que tengamos que descartarlo en su totalidad.

En cuanto a la creatividad, la mejor forma de desarrollarla es dejar de reprimirla como un elemento indeseado en nuestra vida cotidiana y adoptarla al menos para las soluciones que se nos vayan ocurriendo cuando surja algún problema.Todos nacemos con creatividad, simplemente unos la reprimen con mayor fuerza al considerarla peligrosa y otros son más receptivos a su uso. Pero si queremos hacer uso de Genius Design, por muy bien establecidas que tengamos las ideas, hemos de ser creativos para plantear las soluciones a los problemas tal como el usuario trata de resolverlas. Si no se ofrece una manera más eficaz y eficiente, no estará favoreciendo la usabilidad, y esto se consigue practicando la creatividad (no hablo de pintar cuadros o tocar el piano, sino entendiendo que un mismo problema se puede solucionar desde distintos enfoques).

En cuanto el esfuerzo y el tiempo, su importancia es indiscutible en cualquier tipo de trabajo, con la diferencia de que para un buen Genius Design se necesita un tiempo extra para planificar los detalles de la aplicación o sitio antes de siquiera desarrollar sus bases, porque con ese planteamiento inicial es probable que ahorremos mucho tiempo en generar estructuras lógicas que pueden ser sustituidas por otras más simples y eficientes (por ejemplo, si queremos optimizar el uso de recursos, hemos de decidir donde la falta de precisión es indiferente a los propósitos del consumidor final).

Ejemplo de Genius Design: Steve Jobs y los productos de Apple

Genius Design

La marcada personalidad de Steve Jobs acerca de los patrones de diseño que debían seguir sus productos se basaban, entre otras cosas, en la filosofía budista zen de la sencillez, tal como se relata en este artículo. Podemos observar que Steve Jobs no era sencillamente un jefe con mucha ambición que mandaba sobre sus empleados como si ellos debieran aportarle a él la solución que cimentaba la apariencia de los productos de su empresa.

Al contrario, sus exigencias provenían de una idea interiorizada con anterioridad de cómo debía ser un producto y la apariencia que éste debía tener, aunque sus empleados no lo entendían porque Steve Jobs era altamente creativo, era consciente de que lo que fabricaba Apple debía ser atractivo para todo público que pudiera tener un dispositivo en sus manos, debían ser sencillos para que cualquiera pudiera hacer cualquier cosa con tres clics o menos y no temía adoptar medidas que nunca se habían tomado en el mercado, aplicaba toda su creatividad en cada uno de sus productos (hasta el hartazgo de sus empleados), y además de todo esto, era constante y trabajador hasta la extenuación propia y de las personas que trabajaban con él en la mejora de sus productos. Todas estas cualidades hicieron de Steve Jobs un icono de la cultura contemporánea, pero salvo el tiempo que no hayamos seguido estas directrices, no hay impedimento para que no podamos emular (al menos a pequeña escala) los logros de Steve Jobs.

Fuentes y lecturas recomendadas

Steve Jobs loves simplicity
Genius Design
The Myth of the Genius Designer – Jakob Nielsen

Comparte 🙂

Si te ha gustado el contenido de este artículo no te olvides de compartirlo ya que con eso me harías muy feliz. GRACIAS 😉

Juan Ramón González Morales
Follow Me

Juan Ramón González Morales

UX Designer at #JRGONZALEZ.ES
Creando soluciones informáticas a tus problemas.
Soy un blogger con mucha ilusión por las nuevas tecnologías y por compartir y absorber nuevos conocimientos.
UX Designer - Software Engineer.
Juan Ramón González Morales
Follow Me

Latest posts by Juan Ramón González Morales (see all)

¿Y tú qué opinas?

Antes de participar en los comentarios, ten en cuenta que leeré personalmente cualquier cosa que escribas. Así que, por favor, mantén las formas y compórtate como una persona de bien.

  • (will not be published)

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code class="" title="" data-url=""> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> <pre class="" title="" data-url=""> <span class="" title="" data-url="">